Enfermedad de Berger

El riñón está compuesto por una serie de células, que se encargan de filtrar la sangre y eliminar todas las sustancias dañinas que hay en ella, trabajo que es posible gracias a la organización estructural que posee el sistema renal. Sin embargo, hay ciertas patologías que pueden dañar esta estructura, alterando el correcto funcionamiento y, por ende, causando la acumulación de muchas sustancias de desecho, lo que trae consecuencias graves para el resto de los órganos corporales.

Por esta razón, planeamos hablar de la enfermedad de Berger, la cual viene siendo una de las afecciones renales más comunes ¿quieres saber por que? ¡Sigue leyendo y comencemos!

¿Qué es la enfermedad de Berger?

También conocida como Nefropatía por IgA, forma parte de las glomerulonefritis mesangiales más comunes y se presenta como una afección que causa un daño progresivo al riñón, llevando al paciente a la insuficiencia renal terminal, por lo que no es benigna. De hecho, se estima que un 20% de las personas que se encuentran esperando un trasplante renal, padecen de esta patología.

berger-enfermedad

Estudios indican que la probabilidad de presentarla aumenta entre la segunda y tercera década de vida, aunque se han reportado casos infantiles con edades comprendidas entre 7 y 13 años.  La incidencia varía dependiendo de la zona geográfica, donde puede llegar hasta un 10% de la población en países como Japón y Francia, mientras que en Latinoamérica la tasa es mucho menor, probablemente porque no se realiza el diagnóstico debido.

Ademas, en países de Norteamerica y algunas partes de Europa, esta patología es mas común en hombres que en mujeres, llegando a duplicar los casos. Se observa con mayor frecuencia en personas caucásicas y en aquellos que tengan antecedentes familiares.

Signos y síntomas

Las manifestaciones son muy variadas y dependiendo de cada persona la enfermedad puede ser agresiva o no. Sin embargo, entre los síntomas más comunes encontramos:

  • Orina con sangre (hematuria), que coincide con algún proceso infeccioso, por ejemplo: Amigdalitis, infección urinaria o gastroenteritis. Esto suele ser un signo primordial, presentándose en el 75% de los pacientes.
  • Varios episodios de orina con color amarronado, como un tono parecido a la coca-cola.
  • Hematuria después de hacer ejercicio o estar expuesto a situaciones de estrés.
  • Dolores musculares.
  • Dolor lumbar.
  • Orina con mucha espuma, lo que es indicador de proteinuria (perdida de proteínas por la orina).
  • Aumento de volumen en las extremidades (edema).
  • Tensión arterial alta, debido a la retención de líquidos.

Es común que esta enfermedad se presente en forma de brotes, es decir, con periodos sintomáticos que alternan con estados asintomáticos, pero el daño renal nunca se detiene, es progresivo e inminente.

Principales complicaciones

Si esta patología no se diagnostica y trata de manera oportuna, los síntomas anteriores pueden empeorar, apareciendo las siguientes complicaciones:

Hipertensión arterial: El daño a los capilares renales pueden producir un aumento en la liberación de renina, la cual es una hormona que estimula la producción de angiotensina II, siendo esta la encargada del aumento de la presión arterial en muchas ocasiones.

Hiperlipidemia: Aumento en los niveles de ácidos grasos y colesterol, situación que puede elevar las probabilidades de padecer un infarto.

Enfermedad renal crónica: El progreso del daño glomerular, con el paso del tiempo, pueden llevar a la necesidad de diálisis constante o incluso, calificar para un trasplante renal.

Síndrome nefrótico: Con esta enfermedad aumentan las probabilidades de desarrollar el síndrome nefrótico, cursando con proteinuria y edema donde los parpados se inflaman. Ademas, es común en niños en edad escolar.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

El diagnóstico puede ser complicado, ya que esta patología no presenta ninguna alteración hematológica ni bioquímica que pueda analizarse a través de algún examen de sangre. Además, no hay ningún signo físico evidente durante las primeras fases.

Para confirmar esta enfermedad es necesario una biopsia renal y a través de inmunofluorescencia se podrán observar los depósitos de IgA en el glomérulo. Sin embargo, sospechar de la patología es difícil, ya que sus síntomas coinciden con muchas otras enfermedades.

¿Cómo se produce la enfermedad?

Las causas generadoras de esta enfermedad no son muy claras y a pesar del progreso que se ha hecho gracias a los estudios actuales, aún quedan muchas dudas por resolver. Sin embargo, se cree que está estrechamente relacionado con un proceso autoinmune mediado por IgA.

enfermedad-berger

Pero para entender un poco más es necesario conocer: ¿Qué es la IgA? Es una inmunoglobulina, la cual es producida por un glóbulo blanco muy importante llamado linfocito B, cuya función primordial es permitir reconocer los agentes extraños, atacarlos y eliminarlos.

Sabiendo esto, lo que sucede en la enfermedad de Berger es que los linfocitos B son estimulados demasiado, generando un aumento en la producción de IgA, llevando a que el exceso se acumule a nivel renal, causando una serie de reacciones inflamatorias que van a degenerar la estructura provocando hematuria constante y llevara a largo plazo a un fallo renal.

Algunos investigadores sostienen que este estimulo inmunológico está relacionado con la interacción de algunos virus, como el de Epstein Barr, herpes simple, entre otros.

Tratamiento para la enfermedad de Berger

El tratamiento farmacológico es impreciso y algo controversial, ya que no hay ningún medicamento que haya detenido el progreso de la enfermedad de forma eficaz. Es por esto que actualmente, se indica un manejo sintomatológico, para reducir la hematuria y controlar las manifestaciones, sobre todo para evitar las posibles complicaciones que podría derivar.

Se puede indicar corticoides o algunos anticoagulantes, ya que está demostrado que pueden reducir la perdida de proteínas por la orina. Los afectados son candidatos para trasplante renal, pero hay una pequeña posibilidad de que desarrollen nuevamente la enfermedad.

Remedios naturales

A pesar de que no hay ningún medicamento que pueda reducir el progreso de la enfermedad, se ha probado que el aumento en la ingesta de Omega 3 a través del pescado, puede ayudar a evitar las manifestaciones y darle una mejor calidad de vida al paciente.

Importante el consumo de alimentos con características antioxidantes como la piña o las almendras. Además, la vitamina E que se puede obtener a partir del brócoli o las espinacas.

Es primordial para los afectados por la enfermedad de Berger, llevar una vida sana y tener un control periódico de su patología.

Enfermedad de Berger
4 (80%) 1 vote
Deja tu comentario

error: Content is protected !!