Enfermedad del beso

Es un padecimiento de tipo viral que produce síntomas más o menos leves en niños pequeños. Habitualmente no hay indicación alguna de que está presente la infección. Las personas más propensas a experimentar algún tipo de manifestaciones son los adolescentes y adultos jóvenes. Los estudiantes de escuela secundaria y universitaria son los que más se diagnostican con esta enfermedad.

¿Qué es la enfermedad del beso?

La enfermedad del beso o también llamada mononucleosis infecciosa, es una patología producida por un virus denominado “virus de Epstein-Barr” (VEB). Este agente infeccioso se encuentra en la saliva y en secreciones nasales principalmente. Habitando más que todo en los jóvenes.

enfermedad-beso

El VEB tiene una prevalencia muy alta, contagiando al 85% de la población, con una predisposición a la cronicidad y comúnmente con un curso caracterizado por la ausencia de alguna sintomatología. La respuesta de la persona infectada varía dependiendo de cómo se encuentre su estado inmunológico, así como también la respuesta exagerada del huésped hacia el virus, generando de esta forma, la aparición de una serie de manifestaciones clínicas.

Signos y síntomas

Los síntomas más importantes de la enfermedad del beso son:

  • Fiebre: que puede ser sumamente alta sobrepasando los 39 grados centígrados, pudiendo llevar al paciente a una convulsión.
  • Astenia: donde hay una sensación de cansancio durante todo el día, impidiendo la realización de actividades diarias.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor de cabeza que puede ser limitante a las actividades cotidianas.
  • Erupciones de coloración roja en la superficie cutánea.
  • Hiporexia (disminución del apetito).
  • Inflamación de órganos como el hígado y bazo.

En pocos casos de han visto alteraciones del sistema cardiaco y del sistema nervioso central, sin embargo, también puede afectar a estos.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de esta patología se realiza por el cuadro clínico y las alteraciones en la sangre. Existe un criterio muy utilizado para diagnosticar la enfermedad del beso, que es la evidencia del 50% de linfocitos con presencia de un 10% que estén atípicos (núcleos irregulares y aumentados de tamaño), mientras el paciente tiene manifestaciones clínicas como fiebre y faringitis.

También se recurre a los estudios de tipo serológico que van a demostrar la presencia de algunos anticuerpos (los anticuerpos heterófilos), específicos para el virus del Epstein-Barr. Las pruebas suelen mantenerse positivas durante tres meses tras el inicio de la enfermedad, pero los anticuerpos heterófilos pueden ser detectables hasta el año.

Existe un método de análisis disponible comercialmente, llamada “monospot”, esta es un poco más sensible que la prueba de anticuerpos heterófilos clásica, teniendo una sensibilidad del 75% y una especificad del 90%.

¿Cómo se contrae?

Esta enfermedad se contrae con la transmisión del virus, donde los seres humanos son el reservorio natural para el VEB. Este tiene la característica de que no sobrevive mucho tiempo en el medio ambiente debido a su fragilidad, por lo que el contagio demanda de una exposición al virus fresco, contenido en secreciones corporales, como lo es la saliva, líquidos genitales, mucosa rectal y respiratoria.

Las glándulas salivales son el principal deposito del virus, por lo que la transmisión del agente infeccioso será por vía orofaríngea (de allí su nombre “enfermedad del beso”).  Las personas que se encuentran en un estado de inmunosupresión (pacientes con SIDA), son más propensos a una alta diseminación. Cabe destacar que el virus puede ser difundido a través de transfusiones de sangre o trasplante de medula ósea, siendo muy pocos estos casos.

mononucleosis-enfermeda

¿Cuándo consultar al médico?

Es importante que las personas sepan los síntomas característicos de esta enfermedad, que fueron mencionados anteriormente, ya que si tiene varios de estos lo mas recomendable es que asista el médico para tener un diagnostico precoz y de esta manera tener un tratamiento oportuno.

Es importante también acudir al médico ya que puede tratarse de otras enfermedades que se parecen a la enfermedad del beso y necesitan de otro tipo de tratamiento que solo el medico va a poder indicar.

Tratamiento enfermedad del beso

Consiste principalmente en medidas sintomáticas, con presencia de reposo y analgesia. Se puede dar hidratación y dieta blanda, utilizar antiinflamatorios no esteroideos o acetaminofén para aliviar el malestar general. Se debe evitar los deportes de contacto por lo menos durante 30 días o hasta la resolución de la inflamación del bazo ya confirmada. El aumento del tamaño de este órgano no siempre es una manifestación clínica, sin embargo, en caso de existir esta se resuelve en los primeros meses de la enfermedad.

El uso de corticoesteroides en esta patología es controversial. Estos medicamentos acortan la duración de la fiebre, la inflamación de ganglios linfáticos y de los síntomas orofaríngeos asociados con la enfermedad, pero no son recomendados para el tratamiento de infección no complicada.

Remedios naturales

La enfermedad como tal no tiene tratamiento específico, pero siempre podemos ayudar al alivio de las manifestaciones con alternativas naturales al alcance de todos:

  • Romero y flores de sauco: Tomar una taza de infusión con estos ingredientes junto con la comida o antes de ella, ayudara a combatir la fiebre y esa sensación de agotamiento generada por esta enfermedad.
  • Bicarbonato y miel: Uno de los principales síntomas de esta afección es el intenso dolor de garganta, que, además, es bastante molesto para los pacientes, una solución para este problema es hacer gárgaras de agua tibia con bicarbonato y limón 3 veces al día, lo que pronto causara alivio.
  • Pescado: El omega 3 presente en este producto tiene una actuación bastante importante en lo que es la desinflamación de los ganglios linfáticos, además de los otros beneficios aportados por esta grasa saludable.
  • Ajo: Una de las causas principales de la aparición de las manifestaciones clínicas de la mononucleosis, es un estado inmunológico debilitado, el ajo en la dieta y la ingesta de este, ayudara a potenciar las defensas del organismo.

    Prevención de la enfermedad del beso

    A pesar de que aún no existe una vacuna destinada a prevenir la enfermedad, la clave de todo va a estar en evadir el contacto directo o cercano con las personas infectadas que puedan transmitirnos dicha patología. Es importante seguir las siguientes recomendaciones y así de esta manera se disminuirá considerablemente la incidencia de esta afección:

    • Lavarse las manoscontinuamente, específicamente si se va a estar en contacto con la comida ya sea para prepararla y cocinarla o para el momento de comer.
    • Es primordial evitar compartir todos aquellos utensilios que estarán en contacto con la boca y por consiguiente con la saliva, como cubiertos, vasos, sorbetes, entre otros.
    • Impedir estar en espacios reducidos y sin ventilación con personas que tengan o se sospeche que este infectada con la enfermedad del beso.
    • Al momento de toser o estornudar, tapar la nariz y boca con un paño o preferiblemente con el pliegue del codo y no con las manos.
Enfermedad del beso
5 (100%) 1 vote
One Response
  1. Nino
Deja tu comentario

error: Content is protected !!