Enfermedad de Freiberg

Hay muchas enfermedades que afectan el esqueleto, las cuales se encuentran con mayor frecuencia en niños durante su proceso de crecimiento y en deportistas, aunque parezca contradictorio. Entre todas estas patologías se encuentra la enfermedad de Freiberg, la cual genera un daño óseo que incide con mayor frecuencia en los metatarsos del pie, produciendo molestias e incomodidades al que la padece.

¿Qué es la enfermedad de Freiberg?

Fue descrita por primera vez en el año 1914 por Albert Freiberg y a partir de entonces se ha convertido en una de las causas más comunes de consulta al podólogo, estableciéndose como una enfermedad que genera una osteocondrosis, es decir, una degeneración ósea en los metatarsos y, sobre todo, de manera especial, en la cabeza del 2do metatarso.

Se ha demostrado que esta enfermedad, no solo degenera el hueso, sino que interviene en la formación de nuevo tejido óseo, lo que perpetua y empeora la lesión. Además, ocurre una limitación de la circulación sanguínea a través del hueso, lo que lleva a la muerte del tejido y a la aparición de pequeñas fisuras óseas y cartilaginosas, es por esto que esta patología también se conoce como Infracción de Freiberg, ya que produce fracturas incompletas.

Esta enfermedad tiene una alta frecuencia en mujeres deportistas, entre los 18 y 30 años, encontrándose una relación 5:1 a favor de los hombres. Las manifestaciones comienzan en el transcurso de la segunda década de la vida y suele afectar a un solo pie. El desencadenante suele estar relacionado con el uso de tacones altos. Afortunadamente, solo el 6,6% de los casos son bilaterales.

Síntomas y signos

La sintomatología es igual en la mayoría de los afectados, encontrándose muy pocas variaciones entre un caso y otro. Por esta razón será común encontrar:

  • Cojera y dificultad para caminar.
  • Dolor en el dorso del pie, en la zona metatarsal, que empeora al ponerse de pie o caminar.
  • Inflamación y tumefacción, la zona se torna rosada.

En casos muy avanzados hay una marcada perdida de la movilidad, lo que afecta de manera directa la calidad de vida y el desenvolvimiento social del paciente, pudiendo llegar a la depresión. Es por esto que se precisa de un diagnóstico precoz y un correcto tratamiento.

enfermedad-freiberg

 

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

La sospecha y el consecuente diagnóstico, resulta una tarea un tanto complicada, ya que hay muchas patologías parecidas y capaces de generar los mismos síntomas. Sera necesario un examen físico exhaustivo a cargo de un especialista con experiencia, posteriormente se puede recurrir a una gammagrafía ósea, lo que permitirá observar si hay fragmentación y degeneración del hueso, sin embargo, esto solo funciona en la fase inicial de la patología.

Una vez pasados los 6 primeros meses será necesario recurrir a métodos más invasivos, como una biopsia ósea en conjunto a una radiografía de la zona, esta técnica permitirá el diagnóstico y ubicar al paciente en una de las 5 fases de la enfermedad.

Diagnóstico diferencial de la enfermedad de Freiberg

Es necesario realizar el diagnostico diferencial, ya que hay muchas patologías que cursan con síntomas y manifestaciones parecidas, por lo que puede resultar difícil una correcta identificación de la afección y por consiguiente, ocurre un tratamiento tardío, aumentando las probabilidades de aparición de secuelas. Dentro de las enfermedades parecidas tenemos:

  • Neuroma de Morton, donde hay una afectación a nivel del nervio lo que produce un dolor parecido a la enfermedad de Freiberg.
  • Presencia de tumores capaces de presionar las estructuras oseas, musculares y cartilaginosas de esa zona del pie.
  • Artritis, la cual no es mas que la inflamación de las articulaciones, relacionada con problemas autoinmunes y desencadenada en situaciones de frío de forma común.
  • Fractura de estrés, la cual se produce por una serie de movimientos repetitivos que van desgastando el hueso y van provocando pequeñas fisuras, causando dolor y una fractura, sin que haya alguna causa traumática implicada.

¿Cómo se produce la enfermedad?

A pesar de varios estudios, aun no se ha llegado a resultado concluyentes respecto al origen de esta patología. Lo que sí se sabe con certeza es que sus causas son multifactoriales, encontrándose relación con traumatismos o alteraciones vasculares, lo que cortaría el suministro de sangre a los metatarsos y provoca la aparición de la enfermedad, pero esta hipótesis aún no está confirmada.

Se cree que las malas posiciones, aunado a ejercicio exhaustivo causa un estrés en los huesos del pie, lo que explicaría porque esta patología se encuentra con más frecuencia en deportistas. Además, puede que algunas afecciones sistémicas, como el lupus eritematoso aumente las posibilidades de padecer la enfermedad de Freiberg.

Tratamiento para la Enfermedad de Freiberg

El tratamiento, generalmente, está enfocado en detener el progreso de la enfermedad y disminuir las molestias, para evitar la pérdida de la movilidad o la deformidad ósea. Se pueden usar métodos conservadores que se basan en el uso de antiinflamatorios, analgésicos y esteroides inyectables como dexametasona o betametasona, estos fármacos pueden ayudar siempre y cuando el diagnóstico sea precoz y la enfermedad se encuentre en sus primeras fases.

Cuando la enfermedad de Freiberg se haya complicado o este muy avanzada será necesario recurrir a una intervención quirúrgica, para corregir la deformidad y devolver la movilidad.

¿Como prevenir la enfermedad de Freiberg?

Aunque las causas de esta patología son multifactoriales y no hay una razón especifica determinada, es posible que una sobrecarga excesiva y un mal cuidado en los pies, predispongan a la aparición de esta enfermedad. Ya que bien sabemos que es muy común en deportistas y mujeres que usan tacones de forma regular, ambas son situaciones donde hay se ejerce presión sobre la región plantar de forma constante. Por esta razón, te daremos los siguientes consejos para que tengas unos pies saludables:

  • Uso de calzado cómodo.
  • Deben lavarse diariamente, prestandoles especial atención, al igual que el resto del cuerpo.
  • Cortar las uñas de forma periódica, para evitar infecciones.
  • Reducir el uso de tacones.
  • Masajear los pies todas las noches, para fomentar la circulación e hidratarlos.
  • Es importante que si eres obeso, entres en un régimen de perdida de peso.

Remedios naturales

cura-freiberg

Esta patología, afortunadamente, es una de las que puede mejorar con pequeños cambios en el estilo de vida, poniendo en práctica ciertos consejos como:

  • Reposo, durante al menos un mes, se debe limitar la movilidad del pie afectado.
  • Se puede colocar hielo, para reducir la inflamación y el dolor.
  • El uso de plantillas especiales en el calzado, puede ayudar a disminuir la fuerza ejercida al caminar.
  • En algunos casos es requerida la fisioterapia, para mejorar la movilidad.
Enfermedad de Freiberg
Media de votos
Deja tu comentario

error: Content is protected !!