Enfermedad inflamatoria intestinal

Se trata de un conjunto de enfermedades que alteran el tubo digestivo, generando procesos inflamatorios en cualquiera de sus partes de manera crónica. Los síntomas de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal se muestran en forma de brotes, que van a venir dados a lo largo de la vida del paciente en intervalos largos o no, dependiendo de su gravedad.

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección idiopática (es decir, con causas desconocidas) y crónica del intestino principalmente. La incidencia de esta enfermedad varía entre diferentes zonas geográficas. Los países del norte como Estados Unidos tienen tasas un poco más elevadas, mientras que, en Sudamérica y en el continente asiático esta patología es rara. La mortalidad relacionada con esta enfermedad se produce en los primeros años de la afección.

La edad más frecuente para el inicio de la enfermedad inflamatoria intestinal corresponde un rango entre los 15 y 30 años, produciéndose un segundo pico entre los 60 y 80 años. Los síntomas de este padecimiento van a depender de cada uno de los tipos de enfermedad inflamatoria intestinal, ya sea la enfermedad de Crohn o Colitis ulcerosa.

Signos y síntomas

Entre los síntomas mas comunes de esta enfermedad tenemos:

  • Fiebre y debilidad generalizada.
  • Dolor abdominal tipo cólico.
  • Heces con sangre.
  • Disminución del apetito.
  • Pérdida de peso no intencional.enfermedad-inflamatoria

¿Cómo se diagnostica la enfermedad inflamatoria intestinal?

No existe ninguna prueba específica de la EII. En la realización de exámenes de laboratorio, pueden evidenciarse ciertas variaciones que responden a la actividad inflamatoria, trastornos de absorción y perdidas intestinales. Aunque las pruebas de laboratorio pueden ser normales en presencia de inflamación, su alteración alerta hacia la realización de estudios más amplios.

Es importante realizar ante toda alteración gastrointestinal examen de heces, en búsqueda de parásitos o sangre oculta. Cuando se tiene una alta sospecha de la presencia de esta enfermedad es necesario realizar estudios endoscópicos, lo que permite al médico observar todo el colon por medio de un tubo parecido a una manguera, delgado y flexible que contiene una luz que está provista de una cámara. Durante el estudio, el médico también logra tomar muestras de tejido para su análisis histopatológico en el laboratorio. Muchas veces, esta muestra de tejido confirma el diagnóstico.

¿Cómo se produce la enfermedad?

Esta enfermedad se ha descrito como una entidad clínica desde hace muchos años, sin embargo, no se han definido sus causas ni su patogenia. Se tiene una hipótesis que indica que, en personas genéticamente predispuestas, algunos factores exógenos y propios del hospedador van a originar un estado de alteración de la función inmunitaria de la mucosa del intestino.

En amplias investigaciones con respecto a la genética se han señalado algunos cromosomas (16, 12,7,5,3,1) que posiblemente estén relacionados con la enfermedad, aunque en gran medida no se han definido las relaciones con genes específicos.

La enfermedad inflamatoria intestinal podría tener una etiología infecciosa todavía desconocida. Desde el punto de vista psicológico, se ha propuesto que los pacientes con esta patología tienen una personalidad característica, que los predispone a las tensiones emocionales. Sin embargo, la alteración emocional podría también ser el resultado de la enfermedad crónica mas que una causa.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

El objetivo de este tratamiento es disminuir la inflamación, la cual provoca los signos y síntomas. Muchas veces no solo se alivian los síntomas, sino que también se puede dar un resultado positivo, debido a que se genera una remisión a largo plazo y esto reduce las posibilidades de tener complicaciones.

El uso de medicamentos antiinflamatorios, generalmente, es la primera medida en el tratamiento de la enfermedad intestinal inflamatoria. Entre los más usados, tenemos los corticoesteroides y los aminosalicilatos, tomando en cuenta siempre que la medicación va a variar según la extensión y la zona afectada.

En ciertos casos, se usan inhibidores del sistema inmunitario, ya que estos medicamentos evitan que el organismo libere todas las sustancias encargadas de la inflamación de la pared intestinal.

Se puede hacer uso de antibióticos en caso de infección, un ejemplo de esto es en presencia de la enfermedad de Crohn de tipo perianal. Los antibióticos que se prescriben con bastante frecuencia son: Ciprofloxacina y metronidazol.

Remedios naturales

EII-natural

Cuando se habla desde el punto de vista natural, se han utilizado varias sustancias encontrándose buenos resultados:

  • La hoja de menta: Debido a sus propiedades en el sistema circulatorio, va a prevenir directamente la inflamación de la mucosa intestinal.
  • La zanahoria: Los síntomas generados por la enfermedad inflamatoria intestinal son reducidos con el consumo de este alimento debido a sus vitaminas y su efecto antioxidante.
  • Té de olmo: Uno de los signos más preocupantes de esta patología es el sangrado intestinal, este puede reducirse con la ingesta de este té dos veces al día.
Enfermedad inflamatoria intestinal
Media de votos
Deja tu comentario

error: Content is protected !!