Enfermedad de Kawasaki

Esta es una afección que forma parte de un conjunto de síndromes que cursan con vasculitis, nombre con el que se denomina a todo proceso anatomoclínico caracterizado por la inflamación y lesión de los vasos sanguíneos y que es capaz de afectar a cualquier clase de vaso, sin importar el calibre o la localización.

En general, se admite que la mayor parte de las vasculitis están mediadas por procesos autoinmunes y la enfermedad de Kawasaki no se escapa de ese grupo.

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki?

La enfermedad de Kawasaki o también llamado síndrome ganglionar mucocutaneo, pertenece al grupo de afecciones que suelen cursar con inflamación de los vasos sanguíneos. Es una enfermedad aguda y febril de los niños capaz de afectar a muchos sistemas corporales. Se caracteriza por inflamación de los ganglios cervicales y alteración en la piel, donde podremos observar: Inflamación y enrojecimiento de la mucosa, enrojecimiento de los ojos, la cavidad bucal se torna de un color muy rojo, así como los labios y palmas de las manos. Puede haber descamación de la piel que recubre los dedos.

Kawasaki-Enrojecimiento

Esta enfermedad es propia de niños en edad escolar y lactantes, con mayor predominio en Japón y Corea del Sur, aunque la causa no es muy clara.

Signos y síntomas

Suele ser un proceso benigno que se cura espontáneamente, pero en un porcentaje de los casos puede indicar la presencia de un aneurisma, siendo esto último la dilatación de la pared de una arteria, las afectadas suelen ser las más grandes, como la aorta abdominal.

Acá también podemos ver ciertas manifestaciones como: Irritabilidad, que es muy frecuente ya que puede haber afectación del SNC, también cambios de humor, daño cardiaco, dolor e inflación de las articulaciones, inflamación del hígado, entre otras cosas.

Fases de los síntomas

La enfermedad de Kawasaki se caracteriza por tener tres fases, las cuales son:

  • Fase aguda febril: Esta va a durar aproximadamente de 1 a 2 semanas, y se va a caracterizar principalmente por fiebre, lesiones bucales y faríngeas, inyección conjuntival (enrojecimiento de los ojos), eritema en la parte distal de las extremidades, inflamación de los ganglios cervicales, entre otros.
  • Fase subaguda: esta etapa se caracteriza fundamentalmente porque desaparece la fiebre, la inflamación ganglionar y el eritema, pero va a seguir persistiendo la inyección conjuntival, y va haber anorexia e irritabilidad va a existir una descamación en la parte distal de las extremidades específicamente en manos y pies y en ciertos casos a nivel perianal. Otras de las manifestaciones clínicas que pueden aparecer en esta fase es la presencia de dolor articular, cabe destacar que la etapa tendrá una duración de 2 a 3 semanas.
  • Fase de convalecencia: Ya está comienza a verse cuando cada una de las manifestaciones clínicas antes mencionadas comienzan a desaparecer, y los exámenes de laboratorio que indican inflamación comienzan a normalizarse. Esta etapa va a suceder de 6 a 10 semanas después de la aparición de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

Con examen físico y a través del interrogatorio podemos orientar el diagnóstico. Ya que los síntomas son un poco difusos y no hay un signo patognomónico que nos haga confirmar la presencia de la enfermedad de Kawasaki, es necesario recurrir a ciertos estudios complementarios:

Exámenes de sangre: Podemos encontrar los glóbulos blancos elevados, lo que sería el primer signo de alarma, encontrándose por encima de los 20.000 en el 50% de los afectados. En la 2da semana de enfermedad, hay un gran aumento en el número de plaquetas pudiendo llegar hasta 1 millón/mm3.

Un electrocardiograma: Puede mostrar alteraciones como aneurismas vasculares en caso de existir.

Para hacer el diagnóstico definitivo, se necesita de la presencia de al menos 5 de los síntomas descritos anteriormente, más la confirmación de una alteración en el ECG.

¿Cómo se produce esta enfermedad?

No hay una causa especifica conocida, pero se cree que se produce por un agente externo, probablemente bacteriano, que va a interactuar con el sistema inmune algo inmaduro de los niños, produciendo una reacción exagerada, que va a provocar la liberación de muchas sustancias inflamatorias, llegando a los vasos sanguíneos y atacándolos específicamente.

En la enfermedad de Kawasaki se han demostrado signos de intensa activación inmunitaria, con predominio de linfocitos T colaboradores, monocitos y citocinas, que se van a situar más que todo en la pared de los vasos, provocando la aparición de los signos y síntomas. Es importante recalcar que, aunque es probable que se produzca por algun agente infeccioso, no es una enfermedad transmisible y no es contagiosa.

Kawasaki-aneurisma

Tratamiento de la enfermedad de Kawasaki

Se ha comprobado la eficacia de la gammaglobulina intravenosa en dosis altas, más la toma de ácido acetilsalicílico (aspirina). Sin embargo, las dosis y el tiempo de tratamiento va a variar de persona a persona, por lo que se recomienda la asistencia a un centro médico especializado, donde proveerán las pautas necesarias para hacer frente a esta enfermedad.

Aparte del 2.8% de los pacientes, que como máximo, sufren algunas complicaciones mortales, las posibilidades de recuperarse sin incidentes de esta enfermedad son excelentes.

Remedios naturales

No hay un remedio 100% natural que cure de forma eficaz la enfermedad de Kawasaki, es necesario el diagnóstico, seguimiento y control médico, que va a indicar el tratamiento específico para tu tipo de afección. Sin embargo, implementar un estilo de vida saludable, donde haya ingesta de abundante agua, frutas y verduras, podrán ayudarte a sobrellevar este padecimiento de una mejor manera. Además, ingerir piña, que tiene propiedades antiinflamatorias puede fomentar el proceso de recuperación.

Pronostico de la enfermedad

Existe un principio muy importante con respecto a esta enfermedad y su pronóstico, que se trata de que cuando la etiología y la información hablando desde el punto de vista patogénico tienen una explicación de forma incompleta, las manifestaciones clínicas, el proceso de tratamiento y el pronóstico en sí, a futuro, cada vez se van a definir mucho mejor. Con lo que respecta a los aneurismas de las arterias coronarias se exponen, mediante la ecocardiografía, pero estas pueden volver a reaparecer en el primer año de la enfermedad de tipo aguda.

Existe un pequeño porcentaje de mortalidad por trombosis de apenas 1%. En últimos estudios han señalado la presencia de ciertas complicaciones como el shock cardiogénico o pericarditis en la primera semana de la enfermedad.

En la actualidad se siguen haciendo grandes investigaciones para saber en sí y de una mejor manera el pronóstico de esta enfermedad a largo plazo.

Enfermedad de Kawasaki
Media de votos
Deja tu comentario

error: Content is protected !!