Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson (PD) es un padecimiento de tipo degenerativo, con una presentación que generalmente es esporádica. Fue propuesta por primera vez en el año 1817 por James Parkinson. Actualmente su causa es desconocida, aunque posiblemente sea multifactorial, encontrándose factores naturales, genéticos y ambientales.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson (PD) ocupa el segundo puesto entre las enfermedades neurodegenerativas más comunes, sólo después de la enfermedad de Alzheimer. En Estados Unidos se calcula que al menos un millón de personas padecen esta patología y a nivel mundial afecta a más de cinco millones de personas. Este padecimiento es capaz de  atacar al sexo masculino y femenino de cualquier raza o zona geográfica.

La media de edad en que inicia es de unos 60 años aproximadamente, pero se han descrito casos en individuos que tienen entre 20 a 29 años y otros aún más jóvenes. La frecuencia con que surge la enfermedad aumenta con el envejecimiento, y con base en los estudios demográficos de las poblaciones se sabe que en las décadas futuras su prevalencia se incrementará de manera significante.

Signos y síntomas

Cuando se habla desde el punto de vista clínico, esta afección se identifica por temblor durante el reposo, rigidez, bradicinesia (lentitud al hacer movimientos) e insuficiencias de la locomoción denominados como los “signos cardinales” de la enfermedad. Otras manifestaciones incluyen rigidez de la marcha, inestabilidad con respecto a la postura, dificultad en el habla, alteraciones del sistema autónomo, cambios de la función sensitiva, insomnio, carencias cognitivas y demencia senil.

Mientras la enfermedad va progresando los pacientes se van a sentir inestables teniendo problemas para conservar una posición de pie y cuando quieren caminar hacia adelante, la cabeza y el tronco se sacuden de manera desordenada con respecto a los pies, siendo totalmente incapaces de controlarlos para impedir la caída.

sintomas-parkinson

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Parkinson?

El diagnóstico de esta enfermedad es sustancialmente clínico, aunque se ayuda con los estudios paraclínicos, como es el caso de la analítica y la neuroimagen, siendo útiles para descartar los parkinsonismos de tipo secundarios.

Entonces, existen dos criterios básicos para hacer el diagnóstico clínico, los cuales se describen a continuación:

1) La presencia de al menos dos de los cuatro compendios del síndrome parkinsoniano: Bradicinesia, rigidez, temblor y alteración de reflejos posturales.

2) Que no exista la presencia de datos desacordes con el diagnóstico de enfermedad de Parkinson, es decir, que sean propios de patologías capaces de producir parkinsonismo de tipo secundario.

Sin embargo, el diagnóstico definitivo de la enfermedad de Parkinson solo es posible de realizar luego que la persona muere, en la autopsia, donde se visualiza desde el punto de vista histopatológico los cuerpos de Lewy (estructuras que se van a encontrar dentro del citoplasma de las neuronas).

¿Cómo se produce la enfermedad de Parkinson?

La mayoría de los casos de PD son de tipo ocasional y se desconoce la causa. Últimos estudios realizados en gemelos, indican que es posible que los factores de tipo ambiental intervengan en grado más significativo en individuos mayores de 50 años, mientras que los factores genéticos son más comunes en personas de una menor edad. La investigación desde el punto de vista epidemiológico, propone que hay un mayor riesgo después de exposición a plaguicidas, habitar en zonas rurales y tomar agua de pozos, además de un pequeño riesgo con el uso de cigarrillos y la ingesta de café.

Las alteraciones genéticas identificadas hasta la actualidad han sido útiles para aclarar mecanismos fisiopatológicos específicos como factores fundamentales del proceso neurodegenerativo.

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson no tiene una cura como tal, pero sí existe la posibilidad de controlarlo efectivamente.  La falta de conocimiento sobre los procesos neurodegenerativos causantes de la enfermedad, tiene culpa de que aún no exista un medicamento curativo.

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson hoy en día se dirige exclusivamente a mejorar los síntomas emanados de la pérdida neuronal. Como resultado de esto, los afectados deben ingerir cada uno de estos fármacos antiparkinsonianos para toda su vida, según la dosis y mezcla de medicamentos que su médico considere más conveniente, según su caso en particular.

Vivir con la enfermedad de Parkinson

Esta enfermedad se caracteriza por tener dos tipos de síntomas, los no motores y los motores, los cuales pueden alterar de manera significativa la calidad de vida de los pacientes. Por esto es de mucha importancia seguir las siguientes recomendaciones para conseguir una mejor vida diaria.

  • Apoyo desde el punto de vista psicológico: Debido a lo mencionado anteriormente, el Parkinson es una enfermedad en donde no hay que descuidar la parte psicológica, debido a que cada uno de sus síntomas puede generar depresión, ansiedad y otros trastornos mentales en el paciente. Por lo cual es muy recomendable asistir al psicólogo o a terapias de relajación.
  • Expresar cualquier tipo de preocupación: Muchas veces el paciente se siente abrumado porque no sabe o no tiene la información adecuada sobre la enfermedad, es por esto que el enfermo tiene que aclarar todas sus dudas y preocupaciones tanto con el médico tratante así como también con cada uno de sus familiares y esto ayudara a gozar de una mejor salud mental.
  • Comer en posición recta y con los brazos apoyados: Una de las preocupaciones más grandes de los enfermos que padecen esta enfermedad es el momento de la comida, debido a que los temblores causados por esta afección hará que sea difícil para la persona agarrar las porciones de comida con el cuchillo y tenedor, sumado a esto el Parkinson avanzado afecta el proceso de deglución, por eso es importante siempre tener alguien atento mientras el paciente come.
  • Adaptar el hogar: Para una mejor calidad de vida del paciente, es importante adecuar el lugar donde se vive para facilitar las cosas. Por ejemplo colocar agarraderas den los pasillos y quitar obstáculos con los que se puede tropezar el enfermo.

El Parkinson y la sexualidad

Las personas con esta afección pueden percibir cambios en su vida sexual que pueden crear molestias en la vida personal, tanto de pareja o desde el punto de vista de vida familiar. Todos estos cambios pueden originarse debido a:

  • Al tratamiento farmacológico que en muchas ocasiones aparece un aumento del deseo sexual o a lo que se le denomina ‘hipersexua­lidad’, también puede generarse, pero de manera más rara un cambio en las preferencias sexuales.
  • La ansiedad y la depresión por la que pasan los pacientes con Parkinson pueden afectar de manera negativa en la sexualidad, afectando el deseo y perturbando la actividad sexual.
  • Las alteraciones motoras pueden impedir considerablemente la actividad sexual.

Remedios naturales

enfermedad-parkinson

Como anteriormente se mencionó, esta enfermedad no tiene cura, pero existen diferentes tratamientos desde el punto de vista natural, que pueden ser una buena opción para mejorar la vida de las personas que padecen este problema:

Gingobiloba: Es una planta que trae muchos beneficios a la salud. En el caso específico para el Parkinson tiene muchas ventajas, ya que promueve la oxigenación cerebral y aumenta la irrigación sanguínea, fomentando el correcto funcionamiento del cerebro.

Frijoles: La ingesta frecuente de estos alimentos, puede mejorar ciertos síntomas que se padecen con esta enfermedad, generando un mejor bienestar al producir la liberación de dopamina (sustancia presente en los fármacos antiparkinsonianos).

Enfermedad de Parkinson
4 (80%) 1 vote
Deja tu comentario

error: Content is protected !!